BIORRITMOS

Al buscar la palabra biorritmos en el diccionario me encuentro con la siguiente definición: “Ciclo periódico de fenómenos fisiológicos que en las personas puede traducirse en sentimientos, actitudes o estados de ánimo repetidos cada cierto tiempo.”

Me atrae la definición y la posibilidad de la que habla. ¿Es posible que nuestra vida tenga ciclos periódicos en los que nos sentimos mejor o peor o en el que tenemos una actitud diferente? EL tema me atrae y busco información por internet, donde se pueden encontrar calculadoras para saber cuáles son tus mejores momentos —físico, emocional y mental. Me parece cuanto menos curioso e interesante. Más de una vez he dicho que nuestra vida es como una montaña rusa, con subidas y bajadas. En una montaña rusa puedes ver y saber cuándo estás subiendo y cuándo estás cayendo, y aunque es una cosa divertida, en la vida no lo es. Sería realmente fantástico si pudiéramos saber de antemano cuando vamos a estar en nuestro mejor momento físico, mental y emocional. Se convertiría en una ventaja tremenda para nosotros saber esto. Podríamos decidir y planear nuestras acciones en base a saber si tendremos un estado excepcional o, digamos, un estado en el que mejor estar más tranquilos. No os aburriré con información que seguro que podréis encontrar por internet al respecto. Aunque sí vale la pena hacer la siguiente reflexión. Si tenemos en cuenta que con la PNL, y esto está demostrado, podemos cambiar nuestra manera de hablar y comunicarnos con nosotros mismos y con los demás, y esto cambia nuestro modo de vida. Estoy convencido de que aquellas personas que creen en los biorritmos sacan lo mejor de sí cuando creen que es su buen momento. Por tanto, no perdemos nada por investigar si realmente somos cíclicos en nuestra vida y si hay unos días concretos en los que nuestros ánimos son mejores y otros en los que simplemente no tenemos. Otra cuestión será que, si realmente hay unos días malos, cómo hacer para convertirlos en buenos, puesto que si lo supiéramos de antemano, lo podríamos cambiar. Para acabar, quiero dejaros una frase que no se si encaja en este texto al 100%, pero me gusta y la he descubierto recientemente:

“Contrata la actitud y entrena la habilidad.”