FALSOS MITOS ALIMENTARIOS

En relación con los mitos alimentarios, podemos decir que nos alimentamos de ellos desde que somos pequeños a través de las personas que nos rodean. Todos comentan sobre qué alimentos nos convienen o perjudican. Estos mitos alimentarios no sólo tienden a confundirnos, sino que también pueden influir en nuestros hábitos alimentarios e incluso perjudicarnos. Así que vamos a analizar unos cuantos mitos.

Beber agua durante las comidas engorda: el agua es un alimento acalórico, es decir, sus nutrientes no proporcionan energía. Por tanto, no engorda si se toma antes, durante o después de las comidas. Un litro y medio o dos litros es la cantidad aconsejable.

La fruta como postre engorda: una fruta aporta las mismas calorías antes o después de las comidas y, por tanto, el orden en que se ingieren los alimentos a lo largo del día no influye en el aporte energético.

La ventaja de consumirla antes de las comidas es que gracias a su contenido en fibra y agua produce un efecto saciante.

El alimento siempre tiene el mismo contenido calórico, pero también es cierto que la forma de utilizar sus nutrientes por parte de nuestro organismo es diferente según el momento del día y los alimentos que le acompañan. Si la fruta la introducimos después de una comida es probable que ese azúcar que nos aporta no se utilice y pase a ser sustancia de reserva; es por esto que aconsejamos la fruta entre las comidas, ya que, aparte de saciar y aportar vitaminas y fibra, ese azúcar ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre hasta la siguiente comida.

Los alimentos “light” adelgazan: los productos “light” son aquellos a los que se han reducido calorías respecto a su versión original (como mínimo 30%) y, por tanto, pueden ayudar a llevar una dieta de adelgazamiento, pero no debemos olvidar que dichos alimentos tienen calorías, por lo que si se abusa, también pueden producir un aumento de peso. Además, con sólo incluir productos “light” no adelgazamos, sino que debe seguirse una dieta equilibrada y reducida en calorías junto a la práctica de ejercicio físico regular.

Lidia Daina

Nutricionista – Dietista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*