Los colores “faro

Los colores “faro” de esta temporada son indudablemente el plata y el rojo. Los abrigos confortables, anchos y sueltos, o con cinturones XL, que pueden incluso llegar a los tobillos.

Las propuestas para el estilo que mejor te va: largos y cortos, simplicidad y sofisticación, tonos fuertes con mezclas suaves… ¡Este otoño todo vale!

El volumen cobra protagonismo con elegantes conjuntos de tweed y piel, tejidos con filamentos multicolores y decorados con ribetes. Se llevan con originales estolas acolchadas plateadas, cuya fuente de inspiración la encontramos en las mantas térmicas espaciales. Otra opción son las chaquetas de línea cocoon, que protagonizan las pasarelas. Las hay en varios colores —gris, marfil etc.—, sobre todo ribeteadas con galones de lentejuelas bicolores, botones perlados y ceñidas con cinturón para dar forma a la silueta, que no deja de aportar feminidad al look. Mucha fantasía para ofrecer un toque creativo al total look de este invierno.
Para la noche, trajes de gasa, con jerséis de rayas, de cachemir, escotes pronunciados e iluminados con aros metálicos, o colgantes. Vestidos de flores que parecen alargar el verano, y mucho patchwork con acertadas mezclas de sedas brocadas y tiras y paneles de encaje. El éxito está en la mezcla de tejidos y estilos que visten a la mujer cosmopolita de esta temporada.
Para el día a día, el icónico sastre de tweed se transforma con sus mangas con hombreras cuadradas que parecen emerger de chalecos superpuestos y se reinventan con bermudas coordinadas. Los cuellos altos procedentes de jerséis de lana y algodón completan los looks diarios y dan un toque cálido a los frentes que se avecinan.