¿Quieres montar un huerto urbano en el balcón de tu casa?

HUERTO

Todo lo que necesitas saber para ser un gran agricultor urbano

No cabe duda que hay una fuerte corriente hacia el “háztelo tu mismo”, y en las líneas siguientes te contamos los pasos a seguir para convertirte en un agricultor urbano.

  1. Elige las semillas y plántalas

Las semillas las puedes conseguir de muchas partes, pero lo más importante no es dónde conseguirlas, sino cuándo plantarlas. Hazte con un buen calendario de siembra y sabrás cuándo montar los semilleros y en qué meses recolectar.

El semillero sirve para que las semillas germinen en condiciones adecuadas. Montar uno es fácil: puedes adquirirlo en comercios especializados o reutilizar envases, después asegúrate de rellenarlo de tierra y mojarlo abundantemente en agua. Luego echa sobre él la semilla en cuestión y deposita encima una cantidad de tierra equivalente a la altura de la semilla.

A partir de ese momento comienza la espera de la germinación de la semilla, que saldrá a los pocos días o semanas, si lo mantienes en un lugar con temperatura estable y sin luz directa y regado con difusor una vez al día.

 

  1. Monta el tiesto

Si no tienes macetas, ten en cuenta al comprarlas que el barro o la cerámica ayudan a mantener una temperatura constante en la tierra, al contrario que el plástico. Además, cada cultivo necesita una cantidad de tierra diferente. Una vez que tienes la maceta, debes escoger la tierra con la que la vas a rellenar. Ten en cuenta que lo que crezca en ella te lo vas a comer, así que te recomendamos que no compres el sustrato universal más barato del mercado. Con el saco de tierra en casa, solo tienes que echarla y asegurarte de que la maceta tiene capacidad para soltar el agua sobrante y colocar con cariño la planta sobre la base de tierra.

  1. Qué balcón elegir

Tu huerto urbano necesita dos cosas para crecer: agua y luz. La cantidad de la primera dependerá de la época del año y de lo seca que notes la tierra. Lo segundo es importante para cada tipo de planta, porque hay cultivos que crecen con soltura bajo el sol directo y otros que no tanto. Busca información en internet para cada caso, pero ten en cuenta que un balcón que reciba los rayos del sol toda la mañana o toda la tarde es un lugar estupendo para tus hortalizas.

  1. Lee y aprende con la experiencia

Hay muchas reglas y trucos a la hora de plantar y ver crecer tus hortalizas en el balcón. Por ejemplo, hay diferentes especies de plantas que puedes colocar en una misma maceta y otras que no son compatibles. También existen muchas técnicas para dirigir el desarrollo de una planta y que dé frutos más hermosos. La mayoría de respuestas específicas a tus preguntas las encontrarás en internet.

  1. ¡Disfruta de lo cosechado!

Uno de los mayores placeres de la agricultura en balcones es que, al final, te acabas comiendo lo que has plantado con tus propias manos. Y no solo eso: también descubrirás que los sabores de tu cosecha son más sabrosos que los que adquieres cada día en el mercado. Disfruta de todo el proceso y de los olores y la sensación primaria de recoger lo que has sembrado con tu esfuerzo.

 

Fuente: Somos Malasaña

 

Recetas

Vamos a preparar dos recetas con los productos de nuestro nuevo y flamante huerto urbano.

 

Zumo de verduras crudas

Un zumo de verduras crudas… ¡una explosión de vitaminas!

Ingredientes: para 1 litro de zumo de verduras

6 tallos de apio

6 tallos de perejil

2 apios-nabos

10 hojas de lechuga grandes

3 pepinos grandes

4 zanahorias grandes

2 aguacates

1 limón (zumo)

Una pizca de pimienta negra (optativo)

Elaboración

Limpiar, pelar y cortar en trozos todos los ingredientes. Pasar por la licuadora todas las verduras menos el aguacate. Poner un poco del zumo de verduras en el vaso de la batidora y añadir el aguacate. Batir hasta que este se haya hecho papilla.

Juntar todos los zumos en una jarra grande, incluido el zumo de limón. Mezclar y verter en los vasos de servir. Adornar con una rodaja de limón.

Nota: Se pueden variar las verduras al gusto y añadir alguna fruta si se desea.

 

 

Receta de quiche con tomates cherry

Foto: Celia Enders

Ingredientes para un molde de 24 centímetros:

Para la masa brisa:

  • 200 g de harina integral o normal
  • 100 g de mantequilla fría cortada fina
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de agua fría

Para el relleno:

  • 3 huevos
  • 200 ml de nata
  • 100 g de champiñones
  • 160 g de tomates cherry
  • 100 g de queso havarty o cualquier otro fundible
  • Pimienta, sal y nuez moscada al gusto

Elaboración

Para hacer la masa brisa, ponemos la harina en un cuenco y añadimos la mantequilla cortada finita. Con los dedos de la mano vamos chafando la mantequilla y mezclando con la harina hasta que nos quede una masa grumosa.

Añadimos los huevos a la masa, seguimos mezclando y si hace falta ponemos las dos cucharadas de agua fría. No hay que trabarla mucho, una vez que la masa ya esté formada, la envolvemos en papel film y la dejamos 30 minutos en el frigorífico.

Encendemos el horno a 180 °C.

Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo.

Untamos el molde con mantequilla.

Sacamos la masa del frigo y con ayuda del rodillo de cocina la aplanamos con cuidado, ya que se pega al rodillo y la colocamos dentro del molde. ¡Ojo! Tiene que quedar una pared lateral de unos dos centímetros de alto.

Cortamos un redondel de papel para horno y lo colocamos dentro del molde. Encima, ponemos garbanzos (para que la masa se quede lisa) y la llevamos al horno unos 10 minutos.

Sacamos el molde del horno, quitamos los garbanzos y el papel y reservamos.

En otro cuenco grande, ponemos los huevos y batimos; añadimos la nata, removemos, agregamos sal, pimienta y nuez moscada, y mezclamos bien.

Limpiamos y cortamos los champiñones y los colocamos encima del quiché. Volcamos el contenido del cuenco dentro, ponemos el queso y los tomates lavados y secados encima y lo llevamos al horno unos 30 minutos o hasta que lo veamos doradito.

Fuente: CocinaSalud.com