ANTIENVEJECIMIENTO Y DESINTOXICACIÓN: LAS VITAMINAS.

Los Antioxidantes son sustancias químicas, cuya principal función es impedir o retrasar la oxidación (en la membrana lipídica, alteraciones en el ADN, envejecimiento celular e incluso muerte celular) de diversas reacciones que intervienen en nuestro organismo, sirven de prevención en el origen de ciertas enfermedades crónicas no transmisibles como diferentes tipos de cáncer, algunas enfermedades cardiovasculares y enfermedades degenerativas.

Otra función de las sustancias Antioxidantes es ayudar en la entrada del oxígeno y uso fisiológico del oxígeno en las mitocondrias celulares, disminuyendo, de esta forma, el estrés oxidativo y la falta de oxigenación celular.

 

En la oxidación celular intervienen reacciones productoras de radicales libres, que son moléculas inestables de alta energía con electrones desapareados en sus órbitas exteriores y que reaccionan- transfieren electrones, al contacto, con otros compuestos.

 

El mecanismo de acción, es el siguiente, cuando hay una saturación o fracaso enzimático, se produce un aumento de iones de  hidrógeno, superóxido de hidrógeno y peróxido de hidrógeno y es lo que conocemos  por radical hidroxilo (-OH) siendo muy tóxico.

 

Al aumento excesivo de radicales libres, originados por radiaciones ionizantes, radiaciones ultravioleta, a veces por un ejercicio físico excesivo o bien por una disminución enzimática del propio organismo puede ocasionara una hiperoxidación celular e incluso a una apoptosis o muerte celular.

Hay dos tipos importantes de Antioxidantes en nuestro organismo:

– Los Antioxidantes endógenos o enzimáticos, en los que intervienen enzimas  antioxidantes de defensa.

– Los Antioxidantes exógenos o no  enzimáticos está integrado por algunas sustancias como son la Vitamina A, Vitamina C y Vitamina E, Carotenoides, además de otros minerales que forman parte de la estructura de los antioxidantes como Selenio, Magnesio, Zinc, Cobre, etc.

 

Por ello, es tan importante, tener una alimentación equilibrada con aumento del consumo de frutas y vegetales, porque en ellas, residen una gran cantidad de sustancias Antioxidantes.

 

Se  ha descubierto en estudios epidemiológicos que los CAROTENOS, VITAMINA A, VITAMINA C, VITAMINA E,  protegen del estrés oxidativo, del desarrollo de algunas enfermedades cardiovasculares ( peroxidación lipídica).

 

La VITAMINA E  o TOCOFEROL, es el Antioxidante liposoluble, más importante, gracias a su capacidad de captar oxígeno.

Su principal función, es su capacidad protectora de los lípidos de las membranas celulares, lipoproteínas, tejido adiposo y cerebro, de esta forma, se mantiene estable la estructura de la célula. Además, otra de las funciones es la  disminución de procesos inflamatorios y menor adhesión de mediadores trombogénicos (por prevenir la oxidación del LDL, el cual se adhiere más fácilmente a las paredes de los vasos sanguíneos ). Por ello, la Vitamina E interviene en una mejor nutrición celular y en la regeneración de tejidos.

Los alimentos ricos en Vitamina E, los podemos encontrar en aceite de oliva, aceite de girasol, aceite de maíz, margarina, cereales, germen de trigo, frutos secos, avellanas, nueces, coco, vegetales de hoja verde, brócoli, espinacas, acelgas, lechuga, endibias, etc.

 

La VITAMINA E  y la VITAMINA C , tienen efecto sinérgico, es decir sus propiedades aumentan conjuntamente, en los procesos de inflamatorios, procesos de regeneración de tejidos.

La VITAMINA C, es necesaria administrarla en la alimentación, ya que se carece de la última enzima  de la biosíntesis del ácido ascórbico a partir de la glucosa.

Potencia el efecto de la Vitamina E, regenera los radicales oxidados de la Vitamina E.

La importancia en la función de formación del colágeno, en la prevención de la oxidación ADN celular, le hace estar relacionada con la prevención del envejecimiento y  en la prevención de diferentes cánceres, por inhibir la formación de nitrosaminas cancerígenas. Últimos estudios en tumores intestinales ( pólipos y adenomas) y en tumores de pulmón y mama.

La Vitamina C disminuye en plasma con el aumento y la avanzada edad; incluso lo mismo pasa, con fumadores que requieren más Vitamina C.

Alimentos ricos en Vitamina C son: las frutas, cítricos, naranja, limón, kiwi, caqui, fresas etc, y hortalizas como pimientos, espinacas,  coles, cebolla, perejil etc.

 

La VITAMINA A, b-CAROTENOS, se encuentra en alimentos de origen animal como tal, mientras que en vegetales se encuentra en forma de PROVITAMINA A o CAROTENOS.

Los b-Carotenos actúan atrapando radicales libres y moléculas de oxígeno, actuando en el trofismo de la piel y mucosas, adquiriendo  una barrera defensiva inmunitaria, mejora la respuesta Inmunitaria: en cánceres de boca, digestivos, estómago, colon, broncopulmomar y de cuello uterino.

Otros Carotenoides son el LICOPENO, que se encuentra principalmente, en el tomate y en la sandía, que es el que le da color rojo. Como curiosidad, el tomate frito, por tener más grasa, hace que se asimile mejor el leucopeno, al ser soluble en grasa.

La LUTEÍNA y la XANTINA, son Carotenoides, cuya función es tener un gran trofismo ocular, como la prevención de enfermedades oculares, mejorando la visión nocturna y entre otras funciones, la prevención de enfermedades cardiovasculares al actuar contra la oxidación de LDL( ante la prevención de placas de ateroma ).

La vitamina A, se encuentra en lácteos, mantequilla, quesos, hígados de peces, en zanahorias, albaricoques, espinacas, boniatos, huevos, etc.

 

No se ha de consumir grandes cantidades, indiscriminadas. de Antioxidantes, ya que un exceso de Vitaminas puede acumularse.

Ingerir una alimentación equilibrada y variada, rica en Vitaminas, adecuándonos a nuestros requerimientos del día a día, es la base de nuestra SALUD, BIENESTAR.