Un año para estrenar

Todos sabemos que es un tópico empezar el año con buenos deseos y con muchos objetivos que por desgracia se olvidan a la semana o al mes. Pero, ¿y si te lo planteas de forma diferente? ¿Y si te planteas que lo que tienes es un año nuevo por estrenar? Recuerda por un momento cómo te sientes al estrenar un coche (bien sea nuevo o de segunda mano), cuando estrenaste tu bicicleta, tu teléfono, etc. Ese sentimiento, esa ilusión. Estrena año y hazlo de forma diferente. Si quieres ponerte proyectos, hazlo, pero hazlo poniendo metas alcanzables. Pon fechas a corto plazo a ese proyecto personal por largo que sea. Pon metas que puedas conseguir en plazos cortos que te den la satisfacción de haberlo conseguido. Por supuesto, que requieran un esfuerzo, pero no un gran esfuerzo, más bien un pequeño cambio en ti y en tu vida. Aunque el esfuerzo sea pequeño, si lo has realizado y lo consigues, tu motivación se multiplicará. Pídete poco a poco y de forma continua cada vez que llegues a la meta establecida un poco más de esfuerzo solo si eso no va a suponer un reto demasiado alto. No conseguir los objetivos es desmotivante, por lo que seamos realistas y pidamos un trabajo que seamos capaces de hacer. Y ya está, ya estás listo para estrenar año, para ilusionarte durante los 365 días. Estrena y entrena tus nuevos hábitos. Estrena y siente tus nuevos objetivos. Estrena y vive tu nueva vida. Recuerda que todo camino de mil leguas empieza con un paso. Recuerda también que si estás mal y no sabes qué camino escoger, cualquier paso que des en cualquier dirección te aleja de donde estás. Feliz estreno de año.